>
Barrio del castanar
Barrio del castanar

Alrededor de 1900 empieza el declive de nuestro pueblo. Ya no crece la población, al contrario se constata una merma bastante acusada del número de habitantes. Son varios los factores que según nuestra opinión intervienen:

• En el año 1873 se fundó la Rio Tinto Company Limited con la cual se empieza la explotación minera de la cuenca a gran escala. Con el tiempo la demanda de más mano de obra atrae a mucha gente de los pueblos superpoblados de las comarcas desfavorecidas de la Sierra con el resultado de un importante traslado de población.

• 1889 se inaugura la línea férrea Huelva – Zafra. Siendo las comunicaciones por carretera aún deficientes se traslada el matadero de José Sánchez Calvo a la localidad de El Repilado ya que la estación de tren allí ubicada la posibilita la exportación de sus productos cárnicos a sitios alejados de la Sierra. Las edificaciones que posee en Castaño del Robledo lo dona al pueblo para que en ellas se ubique la escuela. Hoy es la Casa Grande donde se alojan la Biblioteca Municipal, el Guadalinfo, dos salones de reunión, uno de ellos con una barra y la piscina. En agradecimiento el Pleno del Ayuntamiento decidió que se celebre todos los años el día 29 de enero que es el día su fallecimiento una misa para honrar su memoria y en bien de su alma, cosa que no se observa en la actualidad.

• La construcción de la red de carreteras que sustituyeron los antiguos caminos daba un golpe mortal al pueblo. Habiendo antes un nodo importante de caminos que atravesaban la sierra, de repente se veía excluido de las modernas vías de comunicación. En vez de pasar por Castaño del Robledo, ahora los ejes lo rodeaban a considerable distancia quedando la población aislada. Aunque la construcción de la carretera de enlace a la N 435 (San Juan del Puerto – Cáceres) fue aprobada en 1915, las obras se ejecutaron bastante más tarde. La carretera Castaño del Robledo – Fuenteheridos que sigue el trazado del antiguo camino no se realizó hasta el año 1982.

• La última ola del éxodo fue motivado por la puesta en marcha del polo químico en Huelva en 1964. Muchos piporreros se marcharon a la capital de la provincia en búsqueda de una vida mejor. Otros se exiliaron en Cádiz e incluso en Cataluña. La emigración a Alemania o Suiza no tenía el mismo impacto porque se fueron solamente unos pocos cabezas de familia como temporeros que luego después de algunos años volvieron.

La red de carreteras
La red de carreteras

La sangría era enorme, de los 1402 habitantes en el año 1887 se llegó a los 194 en el 2001, es decir que se quedaba un 14% de la población de aquel entonces. Hay que señalar que antes de 1700 la cifra de moradores de Castaño oscilaba en torno a 200 moradores, y esto durante unos 200 años. El auge tremendo de la población empieza al inicio del XVIII junto con el de Alájar, un indicio más de la conexión comercial entre ambos pueblos. También son Castaño y Alájar los dos pueblos que sufren la despoblación en mayor medida. Hasta era previsible la total desaparición del pueblo. De esta gravísima situación da cuenta la exposición "Castaño del Robledo" que organizó el Colegio oficial de Arquitectos de Andalucía Occidental y Badajoz bajo la dirección de Alfonso Jiménez. Para tener una idea del panorama desolador basta con leer el siguiente párrafo del catálogo de la exposición de Huelva 1977:

Cuando iniciaba su época de esplendor Castaño tenía, como ahora, un término municipal pequeño, sólo 13 Km, en el que vivían 1.053 personas que habitaban 250 casas; sus calles, y única plaza, estaban empedradas pero carecían de todo tipo de servicios; tenía tres fuentes y una escuela para treinta niños. Funcionaban quince telares, tres molinos harineros y numerosos talleres artesanos (zapateros, herreros, capinteros...) además de los oficios habituales y varios arrieros. Tenía unos cuatro mesones. Hoy, 1.977, en el mismo territorio municipal, viven 198 personas, repartidas entre 66 casas, ya que las 128 restantes, que conservan la cubierta, están deshabitadas; sus calles han perdido parte del pavimento al meter el agua a las viviendas que han podido sufragar las 5.000 pesetas de la acometida; sigue teniendo tres fuentes para los que no pudieron pagar la acometida. Ahora sus calles unen dos plazas. Tiene dos escuelas y viviendas de maestros, pero sólo funciona un aula. Los establecimientos comerciales son dos: la tienda y la taberna-casino—estanco; no queda un solo artesano, ni un taller, ni un albañil y los arrieros no han sido sustituidos por taxistas o transportistas, que no tendrían competencia porque no hay autobuses, ni tren ni nada que se le parezca. Como en plena Edad Media carece de médico o practicante; han desaparecido los clérigos, ya que de los catorce residentes que tenía a fines del siglo XVIII, no le ha que dado ni párroco. Las fuerzas de orden público tienen su único representante en el guardia municipal, y el único símbolo de autoridad es la gorra de plato de éste. No hay mesones, ni pensión... Ni un partido político, ni un militante, ni una pintada. Las conexiones con el exterior se reducen al correo, que es intermitente, y al teléfono automático que pone en comunicación directa a los seis abonados de Castaño con Washington, Frankfurt, Tokio o Nairobi, pero los sesenta vecinos restantes han de recurrir a las palomas mensajeras o al tam-tam ya que no hay locutorio público o cabina. Por desgracia los habitantes de Castaño también sufren a Tele_ visión Española. No hay polución, ni ruidos, ni nada de nada. Solo la paz de la muerte.(Catálogo de la Exposición "Castaño del Robledo", p.1.3, Huelva 1977)

Sin embargo el pueblo aún existe, es más desde el año 2001 empieza a aumentar el número de habitantes. Ahora se enfrenta a un futuro incierto con múltiples problemas a resolver. Muchas decisiones ya no dependen del municipio, si no de otras administraciones. De todas maneras es necesario de adaptarse a los cambios y exigencias actuales para afrontar la tarea de mantener vivo un pueblo nacido del bosque.

 


Página hecho con HTML5 y CSS3 por www.illisoft.net

Copyleft: Creative Commons Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 United States License.